¿Te casaste con la persona indicada? Timothy Trudeau

¿Te casaste con la persona indicada? Timothy Trudeau

¿Existe tal cosa como la persona indicada?

Y si estás saliendo con alguien, ¿cómo saber si lo es? ¿Es la persona con la que rara vez peleas? ¿La persona con los mismos intereses que tú? ¿La persona que recibió resultados que te complementan en una prueba de personalidad? ¿Es la persona con la que podrías verte envejecer? ¿O será un poco de todo lo anterior?

Mi argumento es que el problema con pensar que hay una persona indicada, es que también podría entonces haber una persona equivocada. Esa implicación puede parecer inofensiva — algunos incluso podrían decir que muy útil cuando se está buscando pareja. Sin embargo, una vez que estás casado, la persona equivocada no existe.

Si piensas lo contrario, puede tener un efecto devastador en tu matrimonio.

Si entramos en el matrimonio pensando que es posible que hayamos elegido a la persona equivocada, es poco probable que enfrentaremos dificultades con la misma esperanza feroz que tendríamos si pensáramos diferente. Si los dos pudimos habernos casado con la persona equivocada, ¿para qué sacrificarse y esforzarse para hacer que las cosas funcionen? ¿Por qué no pedir el divorcio y empezar a buscar a alguien más adecuado (con la esperanza de que esa persona no se haya equivocado y esté ya casada con otra persona)?

La idea de “la persona equivocada” se esconde detrás de muchos matrimonios rotos.

La ruta romántica

Muchos de nosotros hemos visto esas películas o programas de televisión.

Hablo de comedias románticas que tratan de un hombre y una mujer que “deberían” estar juntos, pero que están “atados” a otra persona. Que “el amor verdadero” se vio frustrado por el destino.

Al principio no queremos que estén juntos —valoramos el matrimonio demasiado para verlo fracasar. Pero a medida que avanza la película, muchos eventos e interacciones cuidadosamente orquestados suceden para atraer nuestros corazones lenta y estratégicamente. Nos encontramos esperando que se destruya la relación para que haya espacio para la otra. En poco menos de noventa minutos, cambiamos nuestra opinión de: “está mal”, a “quizá”, a “es necesario”. Para el final, celebramos cuando la pareja finalmente se une —con infidelidad incluida y todo.

Un género entero se dedica a esta premisa —una premisa que solo existe cuando se cree en la idea de la persona indicada y equivocada.

El sr. y la sra. Incorrecto

Digámoslo sencillo: no existe la persona “indicada” —a menos que ya estés casado. La indicada es con quien te casas. Eso es lo que declara el matrimonio.

El matrimonio es comprometerse con una persona con defectos. No ignoras sus defectos, te comprometes con esa persona a pesar de sus defectos. Los defectos vienen con el matrimonio, con el compromiso (Efesios 5:25).

Y a medida que nos comprometemos, hay que recordar que ¡nosotros somos la persona equivocada (Romanos 3:23)! Eso hace del matrimonio algo tan glorioso. Una persona “incorrecta” se compromete con otra persona “incorrecta”. ¿Dónde estaría la gloria en un compromiso con alguien que es impecable?

La “indicada” es la persona con quien te casaste

Así que en vez de buscar la “indicada”, busca una pareja que está en un proceso real de santificación. Una vez que estés casado y hayas hecho un pacto público ante Dios y ante la humanidad, ¡felicidades! Te has casado con la persona “indicada”. Si ya estás casado, ¡felicidades! Te has casado con la “indicada” (Mateo 19: 4-6).

Cuando llegues a un bache en el camino, recuerda que el mejor matrimonio en el mundo sigue siendo entre dos personas que necesitan ser redimidos juntos con su relación. Y afortunadamente, Jesús vino a restaurarnos y a darnos la relación perfecta con Él (Apocalipsis 21:1-5).


PUBLICADO ORIGINALMENTE EN DESIRING GOD. TRADUCIDO POR HUGO OCHOA.

 

Descargar eBook Gratuito aquí



Hay más

No Comments

Leave a Comment

Deja tu comentario aquí!