Sanidad Posts

El poder sanandor del perdon, Ray Pritchard

El poder sanandor del perdón

Pocos cristianos se dan cuenta que casi todos los problemas en la vida nacen de una indisposición de perdonar a alguien. Cuando guardamos rencor, buscamos vengarnos, y culpamos otros, acabamos dañando nuestra relación con Dios y nuestros semejantes–y creamos un corto-circuito en nuestra capacidad de vivir la vida cristiana que hemos sido llamados a vivir.

¿Por qué es tan difícil perdonar? ¿Debemos perdonar cuando la culpa es de la otra persona? ¿Cómo debemos tratar las ofensas repetidas? ¿Qué si sentimos que no podemos perdonar porque hemos sido heridos profundamente?

Ray Pritchard contesta estas preguntas mostrándonos el ejemplo de Dios, el Perdonador Supremo. Cuándo aprendemos a perdonar en la forma que El perdona, entonces conoceremos la verdadera libertad, la paz, y la sanidad emocional.

 

Sanar bajo la superficie

sanar bajo la superficie

Sanar bajo la superficie

Guía hacia una efectiva sanidad interior y liberación.

Él ha venido a vendar a los quebrantados de corazón (Alma).
A publicar libertad a los cautivos (espíritu, alma y cuerpo).
Y devolver la vista a los ciegos (cuerpo).
Conceder vestidura de alabanza en lugar de espíritu de quebrantado (esíritu).

Esto da lugar a las tres áreas de ministración que se abarcan en este libro:

PECADOS- Las áreas que podemos cambiar a través del aprendizaje y aplicación de las enseñanzas de Cristo. HERIDAS- Daños hacia el alma o el cuerpo que requieren de la sanidad de Dios. DEMONIOS- Seres espirituales que tratan de evitar que progresemos en las áreas ya mencionadas, los cuales deben ser expulsados.

Llaves para ministrar liberación y sanidad, Frank Marzullo

llaves para ministrar liberacion y sanidad

Frank Marzullo ofrece a través de Llaves para ministrar liberacion y sanidad, y a través de las enseñanzas bíblicas dispuestas en ocho áreas, el autor nos lleva a caminar en victoria con Cristo. Es claro y muestra como cualquiera puede obtener la victoria en su propia vida y mantenerla. Hay que leerlo con la Biblia y el corazón abiertos.